Mi Bitácora, Ajedrez Pedagógico

Como algunos de vosotros probablemente no me conozcáis, este primer artículo de Mi Bitácora casi que debería dedicarlo en su totalidad explicando como surgió la idea de Ajedrez Pedagógico, pero como no quiero aburriros tanto, hablaré también del que espero que sea un bonito proyecto que empiezo la próxima semana, y que he titulado “como llegar a todos los papás, mamás y rincones del mundo”.
Cuando mi hija tenía 4 años, y vi que estaba algo retrasada en clase, empecé a preocuparme de que la niña empezara a suponer que el lugar que le debía corresponder era de las últimas de la clase, pues había otros chicos más inteligentes. Y lo peor, que esto lo pudiera trasladar a otros ámbitos de su vida en el futuro. Estas primeras etapas son importantísimas ya que es donde ellos empiezan a ubicarse.
Tenía una gran inseguridad al leer, cosa normal por otra parte, por la edad, pero también
probablemente porque quizás en clase o nosotros mismos no estuviéramos haciendo lo suficiente o al menos de la forma correcta. El tema era el lugar que ella estaba empezando a suponer le correspondía en clase, de las últimas. Esto lo arreglé en 15 o 20 días, ya que tan sólo necesitaba algo de seguridad y confianza en sí misma. En ese tiempo, potenciándola como persona, y sin apenas leer, ya estaba entre las primeras de la clase y con gran confianza y autoestima dentro del grupo. Por lo tanto ya estaba todo resuelto. O eso creía. Sólo era un problema de confianza.
Pero esto había que fortalecerlo, seguro que se podría hacer mucho más, manteniendo ese interés y motivación en el tiempo y no dar lugar a que de nuevo la niña se retrasara en el futuro. Así que tras leer muchos artículos,tesis y algún que otro libro decidimos considerar el ajedrez como herramienta pedagógica para ella.
Así que, junto con mi pareja, psicóloga de profesión y directora de un centro para personas con distintos tipos de demencia, buscamos un monitor de ajedrez para ella, pero ninguno nos terminaba de convencer. Eramos conscientes de que la mejor actividad que pueden realizar los niños para potenciar sin duda sus grandes cualidades era el ajedrez pero el grado de desencanto, desmotivación, y la presión que veíamos se ejercía a los niños, hacía que al cabo de los años estos abandonaran casi en su totalidad el ajedrez. Veías a los niños en clase y no eran felices. Y esto lo consideramos un problema. El ajedrez puede tener los mejores efectos sobre el desarrollo cognitivo de los niños pero siempre en manos de
monitores adecuados. Porque también tiene inconvenientes, como estábamos empezando a descubrir.
Así que decidí leer, informarme y de alguna forma convertirme en el monitor de ajedrez que no encontré para mi hija.
Ahora, dados los resultados que estamos viendo en ella, me gustaría que todo aquello que aprendí pueda ser útil y compartirlo con otros padres en situación similar. Y sobre todo que ahorren tiempo y energía en cosas que no sirven para nada, y que aún peor pueden ayudar al niño a que acabe por dejarlo desmotivado. Este mundo, he podido ver estos meses que está lleno de intereses económicos, y que hay personas dispuestas a hacer casi que cualquier cosa, usando en ocasiones a los propios niños, para supropio lucro personal. Hay muchos monitores que no son padres, ni se han metido en esto para ayudar a nadie, al menos los que mi pareja y yo pudimos ver, y esto, creédme tiene un efecto directo en los
niños.
El resto de monitores, los que si tienen la debida formación para enseñar y educar a niños, que nos escriben y nos han orientado y servido de ejemplo estos años, hacen una labor sencillamente impagable. A todos ellos gracias de parte mía y de mi familia.
En cuanto a mis proyectos inmediatos, a comienzos de la próxima semana publicaré en mi página www.ajedrezpedagogico.com, el primer artículo sobre ajedrez traducido en 103 idiomas, y con un público potencial de más de 1.000 millones de personas. El tema espero pueda ser de lo más útil sobre todo en aquellas zonas de África, Asia..donde tan importante labor pedagógica están realizando, y con tan pocos medios, en ocasiones llegando a jugarse su propia vida. No tienen acceso a esta información en su idioma natal, o en otros casos es muy limitada, y el objetivo principal es paliar en la medida de lo posible esto.
Por otra parte, si todo va bien, y antes de diciembre tengo aunque sea un mes para ponerme al día y practicar algo de ajedrez, mi niña y yo acudiremos a nuestro primer torneo juntos. El resultado es lo de menos, pero eso ella ya lo sabe. Cuando acaba de jugar nunca le pregunto si ha ganado o perdido, sólo si se lo ha pasado bien. En realidad el concepto de ganar o demostrar ser más que otra persona para ella no existe, no sólo en ajedrez, sino en cualquier ámbito. Esa la idea.

Un fuerte abrazo, Jerónimo Martínez!!

Ajedrez e inteligencia,relaciones

Patrocina, Ajedrez y Psicología!

APORTESDELAPSICOLOGÍAALAENSEÑANZADELAJEDREZcubierta5-215x300

Los resultados de las investigaciones científicas y los datos de las prácticas en la enseñanza del ajedrez sugieren efectos beneficiosos sobre el desarrollo de las funciones intelectuales (sobre todo en la infancia y adolescencia).

Se encontró que una condición necesaria para tener éxito en el juego es una secuencia de operaciones mentales. En los primeros pasos de iniciación al ajedrez, el principiante comienza a darse cuenta de que para ganar una partida, llevar a cabo una espectacular combinación no es suficiente. Resulta que hay fuertes movimientos que no se realizan por casualidad, sino como resultado de una formación específica, bien estructurada.Resulta que la combinación se hace posible sólo cuando se dan una serie de ventajas posicionales: por ejemplo, una buena coordinación entre las piezas, la superioridad numérica en la zona decisiva del tablero, seguridad del propio rey, etc., y estos beneficios no surgen por sí mismos, sino a través de una preparación gradual.

Las decisiones en ajedrez, pero no sólo en lo referente a los movimientos, requiere de la capacidad de utilizar todos los conocimientos y habilidades existentes. Es particularmente importante el arte del análisis comparativo: la capacidad de encontrar las diferencias en situaciones de juego similares y las similitudes en otras. Actividades con niños de 7-8 años mostraron que después de 3-4 meses se encuentran en disposición de reconocer las ideas generales de las posiciones con diferentes disposiciones de piezas y tienen la suficiente confianza, para distinguir como actuar, ante pequeños cambios en la posición.

La capacidad de comparar unas posiciones con otras te forma progresivamente para asimilar mucho mejor toda la información en ajedrez. Para seguir mejorando, el jugador es consciente de la importancia del conocimiento de los planes en posiciones típicas del medio juego, el conocimiento de las técnicas típicas (por ejemplo, la colocación de las torres detrás de un peón pasado en el final), y así sucesivamente.

Va apareciendo pues, la capacidad para valorar correctamente los aspectos principales de la lucha en una posición dada, e ir creando planes estratégicos de juego cada vez más profundos. Los estudios han demostrado que los métodos utilizados por los jugadores, sobre todo los derivadas del análisis lógico, se utilizan a menudo en otras áreas de sus vidas.

El ajedrez requiere una buena memoria y se potencia activamente su desarrollo. Sin embargo, existe una creencia errónea de que el jugador no se basa en unos patrones posicionales para la memorización.Los experimentos realizados por A. Binet (Francia), así como otros investigadores, han demostrado claramente que en los jugadores no prevalece la memorización mecánica, literal…

Por ejemplo, en un experimento, se enseñó una posición a varios jugadores y se pidió que después de 15 minutos pudieran ser capaces de restaurar la posición con una cantidad de piezas en el tablero entre 20-22.

Se encontró que las posiciones en las que las figuras están dispuestas de manera lógica entre sí de acuerdo a los principios del juego, las reproducían 6 veces más rápido y con menos errores que aquellas otras dispuestas al azar.

El ajedrez demuestra las consecuencias negativas de una planificación equivocada como son el consumo excesivo de tiempo, la precipitación, retraso, etc …

La fantasía excesiva y la frivolidad son inaceptables ya que para tomar una decisión es necesario hacerlo sobre la base de una situación real. “Establecer una meta alcanzable, no caer en la tentación de bonitos espejismos”, – señaló el famoso maestro de ajedrez ruso P. Romanovsky.

En la vida a menudo tienes que tratar con personas y situaciones nuevas. Ha cambiado la situación como consecuencia de profundas decisiones tomadas en el pasado. A menudo utilizamos la expresión, “Era necesario …”.

En el ajedrez, así como en la ciencia, el uso del subjuntivo es inútil y, a menudo no tiene el mínimo sentido. En una partida de ajedrez el jugador tiene que volver a mover, y debe entender que el último movimiento se ha hecho ya, no se puede volver atrás y el arrepentimiento es inútil – es necesario pensar en la nueva posición.

Por lo tanto el ajedrez aleja rápidamente a la gente de lamentos estériles, tales como “Tendría que haber …”.

En ajedrez es necesario tomar medidas y precisa anticipar posibles cambios en la situación sobre el tablero. La selección de cada movimiento se basa en un análisis minucioso en el que cada jugador de forma mental pone las figuras en movimiento, llevando a cabo maniobras y combinaciones que aún no han tenido lugar.

Un medio eficaz para mejorar el análisis en ajedrez es jugar sin mirar el tablero (o ajedrez a la “ciega”). Por supuesto, no estamos hablando de métodos convencionales de entrenamiento, pero si que pueden ser útiles para un entrenamiento más variado y evitar tediosas sesiones de entrenamiento.

Entre estos métodos podemos mencionar en el ajedrez “a ciegas” grabar mentalmente una posición determinada, y sentarse en una mesa con un tablero totalmente vacío, con un control de tiempo para el análisis.

El estudio también confirmó la utilidad de los siguientes métodos de entrenamiento:

1. El análisis de la posición sin mover las piezas en el tablero.

2. La lectura de la literatura de ajedrez sin piezas, haciendo incapié en el estudio de planes, estrategias, conceptos…

3. Resolución de problemas y otros ejercicios sin piezas.

4. Lectura y posterior reproducción de los movimientos del libro (30-40 movimientos y sin la presencia de los diagramas del texto).

La práctica ha demostrado que el uso sistemático de los métodos anteriores de entrenamiento aumentan dramáticamente la capacidad de análisis de los jugadores de ajedrez.

Una de las características del análisis en el ajedrez es la necesidad de continuos cálculos atendiendo a las respuestas posibles del oponente, que trata de descubrir errores en los planes del rival y despistar respecto de sus propias intenciones.

El proceso de pensamiento en el ajedrez se basa en un proceso reflexivo asociado con lo que creemos que el adversario pueda estar pensando y en el análisis de su propio razonamiento, con las propias conclusiones basadas en los resultados de este análisis.

Hasta ahora, el objeto de nuestra atención estaba principalmente guiado por una forma estrictamente lógica respecto a la actividad intelectual. Junto con muchos investigadores – psicólogos, filósofos, matemáticos y especialistas en el campo de la informática, estamos dispuestos a aceptar de forma inequívoca, la influencia excepcional del ajedrez en el desarrollo de la inteligencia.

Pero el desarrollo del sentido común y del pensamiento estrictamente lógico no es la única influencia que tiene el ajedrez en el área de la inteligencia humana.

Muchas posiciones que surgen en el desarrollo de la partida, son de naturaleza problemática, y no permite seleccionar una solución que la evidencia ratifique como precisa, o que pueda ser considerada como la única verdadera.

Esta incertidumbre, como en la vida, se da por dos razones. En primer lugar, debido a la dificultad para calcular en muchas posiciones basadas en el análisis de una gran cantidad de variantes. Cuando analiza un jugador de ajedrez, por regla general, no tiene en cuenta todos los movimientos posibles (a menudo una cantidad importante), y se limita a la búsqueda de un pequeño número de opciones con sentido, desde el punto de vista de la posición.

En segundo lugar, la incertidumbre surge a menudo cuando hay varias continuaciones tentadoras. Hay un problema de exceso de información, que es particularmente peligroso en situaciones donde no tenemos mucho tiempo para el análisis.

Por lo tanto un jugador de ajedrez a menudo hace elecciones de manera intuitiva, basándose no en cálculos matemáticos exactos, sino en una evaluación probabilística de la posición.

Estas cualidades se forman a través de la práctica del ajedrez, y como lo demuestran los datos de las investigaciones psicológicas, están bastante pronunciadas en jugadores altamente cualificados.

Sin lugar a dudas, la manifestación de estas cualidades depende en gran medida de la capacidad de la naturaleza humana, pero sería un error creer que la creatividad no se puede aumentar a través de un proceso de formación y desarrollo, en particular con la enseñanza del ajedrez en edades tempranas y mediante el entrenamiento.

Al parecer, el ajedrez se podría considerar como una especie de simulador para el desarrollo de las capacidades creativas.

Como superar una derrota

libro_ajedrez_transversal
Cualquier persona que se sienta obligada a ganar todo el tiempo, no suele alcanzar grandes éxitos en su vida. Inconscientemente, está convencido de que en el caso de que cometa cualquier error, será el hazme reír de todo el mundo. Siendo más precisos, estas personas tienen miedo de perder. Y este miedo no permite que se den cuenta plenamente de sus propias capacidades y les reste confianza y seguridad en sí mismos.

En los deportes, incluyendo el ajedrez a un alto nivel profesional, hay pocas personas que debido a este rasgo puedan subir sus habilidades a niveles mucho más elevados. Sin embargo, es posible lograr buenos resultados si en cada paso se está dispuesto a asumir un cierto nivel de pérdidas. No importa lo que se pierda, cuando lo que aspira a ganar es probable que pueda ser mayor.

En la historia sólo hay una excepción muy brillante – Bobby Fischer, genio del ajedrez estadounidense que tenía tanto miedo de perder que dio el título mundial sin luchar. Pero como usted sabe, las excepciones sólo confirman la regla.

Si no se toman medidas, el entrenamiento de ajedrez para este perfil de personas será un asunto aburrido, y la participación en los torneos conllevará únicamente miedo, tensión, y una terrible presión sobre el sistema nervioso. Al mismo tiempo, la victoria no traerá una satisfacción plena. Este es uno de los retos más peligrosos de convertirse en jugador profesional de ajedrez. Sin embargo, esto se aplica no sólo para el ajedrez.

Si usted encuentra (o en su alumno), un rasgo similar al descrito en su carácter, es necesario comenzar de inmediato a luchar contra él. Sin el control de los miedos y las emociones negativas no se puede soñar con obtener buenos resultados. 

Como resultado de ello, surge la pregunta: ¿Cómo puedo aprender a reaccionar ante la derrota?

El primer paso es darse cuenta de que la reacción ante la derrota y el fracaso puede ser de 2 tipos: destructiva y constructiva. El enfoque destructivo son emociones destructivas ante las que tratamos de luchar. Buscamos encontrar razones y excusas para explicar el motivo del fallo, y nos eximimos de cualquier responsabilidad. “Accidentalmente he perdido la partida, cuando tenía que haber ganado” – la versión clásica de un enfoque en un jugador destructivo de ajedrez. Esto debe evitarse. Hay que aceptar la derrota, no importa lo ofensiva que pueda parecer.

Para superarlo es necesario el uso de una reacción o enfoque constructivo ante la derrota. De acuerdo con este enfoque, un jugador de ajedrez:

  1. Debe seguir trabajando en ellos mismos, tanto como jugador como persona. Este es un requisito previo. Es decir, no debe producirse un rechazo hacia el trabajo de entrenamiento o pensamientos que nos alejen de la participación en torneos.
  2. Después de la derrota, hay que proceder a un análisis de sus causas, tratando de evitar repetir cualquier error. Este es un factor clave para alcanzar la perfección. Sin ella, los errores pueden repetirse, y con ellos, la derrota.
  3. Se divide el objetivo final (por ejemplo, realizar una norma de maestro) en varios sub-objetivos, y poco a poco se trata de lograr, y trata de alcanzar este objetivo inmediato.

La segunda etapa – es la motivación. Lo que se describió en la primera etapa de esta estrategia general, el llamado plan teórico. Ahora hay que aprender a inspirarse y motivarse a sí mismos para la implementación de este plan. Aquí resultan válidas tanto leer frases motivadoras o ver vídeos de personajes famosos, leer libros sobre como conseguir el éxito, el llamado entrenamiento auditivo, etc..

A modo de ejemplo para el tema que nos ocupa, las siguientes frases son ideales:

  • La derrota –  no es una derrota, si no la reconoce como tal su conciencia.
    (Bruce Lee)
  • El fracaso – es sólo otra gran oportunidad para volver a intentarlo. Y esta vez sea más prudente.
    (Seneca)
  • El éxito – es la capacidad para evaluar el motivo del error correctamente.
    (Abraham Lincoln)
  • Todas las batallas son necesarias en la vida ya que siempre nos enseñarán algo. Incluso aquellas en las que acabamos perdiendo. Cuando madures, te darás cuenta que en ocasiones defendiste ideas falsas, o te auto engañaste sufriendo a causa de tonterías.Si usted se convierte en un buen soldado, no echará a otros la culpa de estos errores, y no dejará que sucedan de nuevo.
    (Paulo Coelho)
  • “La prueba más grande de valor en este mundo es saber sobrellevar una derrota sin perder el ánimo”.
    (Robert Ingersoll)

No basta con memorizar estas declaraciones y convertirlas en un bonito juego de palabras. Tienen que estar en su conciencia y obligarse a vivir según los principios fijados en ellas.

Por lo tanto, con el fin de aprender cómo responder adecuadamente a la derrota:

  1. Haga un plan para reaccionar de forma constructiva sobre la base de sus características como jugador y persona.
  2. Cree y ejecute su propio sistema de incentivos.
  3. Evaluar el resultado final. En caso de fallo, mejorar los dos primeros puntos.

Como entrenar la personalidad y la motivación en los niños a través del ajedrez

En la etapa inicial de formación, la atención se debe centrar en la formación y creación de la motivación del alumno hacia los deportes. Este momento inicial se caracteriza por una falta de conocimiento de las propias capacidades, de inestabilidad, incertidumbre y la intercambiabilidad de las diferentes formas de aprendizaje.

Su contenido e intensidad se determina por la forma en la que un niño se adapte al nuevo programa de entrenamiento, un nuevo estilo de vida, y de como se adapta a la actividad física y las relaciones con los demás miembros del equipo deportivo. Esencialmente todo los pasos estarán motivados por el objetivo de determinar el entrenamiento deportivo necesario y deseable para cada tipo de niño.

Los resultados de la experiencia práctica en entrenadores de niños en la actualidad indican que, en promedio, en los dos primeros años de entrenamiento atlético por su cuenta ( “se lesionó”, “le dejó de gustar”, etc.) dejó el programa de entrenamiento más del 40% de los alumnos, independientemente de su nivel de predisposición y aptitud para un deporte en particular.

Una característica de los niños en edad escolar es la gran confianza hacia los adultos, principalmente maestros, la obediencia y la imitación de lo que ellos hacen. Los niños reconocen plenamente la autoridad de un adulto, y casi incondicionalmente aceptan su evaluación o consejos.

Todo lo anterior hace muy importante la labor del entrenador, también a nivel personal. El entrenador debe ser un ser superior para los niños – inteligente, discreto, justo. El hombre que es capaz de sentir el estado de ánimo, que es razonablemente justo para reaccionar ante la falta de disciplina o la desobediencia, y capaz de prevenir conflictos y controlar la situación.

El entrenador es responsable no sólo de la preparación física, técnica y táctica de los deportistas jóvenes, sino también por su comportamiento moral, las relaciones entre ellos, y de estos con el mundo en general. Cada niño debería ser capaz de ver y ayudar a desarrollar sus propios talentos, a tener la confianza de que aspiran a ser el mejor, pero simplemente no saben cómo, y la tarea del entrenador es enseñarles esto.

Usted debe saber que el modo de aprendizaje de los niños repercute directamente en su formación futura, por lo que:

Si un niño es constantemente criticado, aprenderá a odiar.

Si un niño vive en un clima de constante mal humor, conocerá la agresividad.

Si un niño crece a base de castigos, no aprenderá a aceptar a los demás.

Si un niño crece en la tolerancia, aprende a aceptar a los demás.

Si un niño crece en la honestidad, aprende a ser justo.

Si un niño crece alegre, aprenderá a creer en sí mismo.

Si se da cariño a un niño y se reconocen sus logros, aprenderá a ser noble.

Si un niño vive en un entorno que le de seguridad, aprende a confiar en sí mismo.

Si el niño vive en un clima de entendimiento y amistad, aprenderá a encontrar amor en este mundo.

-La comprensión de los motivos ocultos de la conducta de los niños han permitido crear las normas pedagógicas más importantes que deben ser seguidas por todos los que trabajen con niños:

Llevar al niño por el camino de la persona que él mismo es. No luchar contra su naturaleza, ni cambiarla, y desarrollar lo que ya existe y hacer crecer lo que todavía no es. No se deben castigar los errores de comportamiento en un niño, pues sólo hará que puedan ser repetidos. El niño tiene derecho a equivocarse! Su camino es el camino de los errores inevitables y del aprendizaje. Debemos ser pacientes y esperar. “La paciencia – el verdadero valor de la educación” – decían los antiguos. El maestro debe estar plenamente convencido de que cada niño tiene talento, y por lo tanto – es una persona especial e interesante. Si el niño es “torpe” y no tiene”rasgos distintivos”, entonces su talento aún no está descubierto o desarrollado. Y de esto no tiene la culpa el niño. Esto es el trabajo de los educadores.

Se debe tratar a los alumnos como si se hubieran convertido ya en lo que al maestro le gustaría ver. Si el profesor quiere que el niño sea amable, honesto, generoso, trabajador, responsable, tenemos que comportarnos con él como si ya tuviera todas estas cualidades. El entrenador debe conocer las reglas de la llamada”paradoja pedagógica”. Si tienes de discípulo a un luchador, debes decirle: “Todo el mundo sabe que eres el más generoso y justo, que eres el defensor de los débiles. Repite conmigo, te conseguiré … defender “. No es ni de lejos aún una capacidad del niño, pero hay que ir a por todas para inspirar confianza en él, y hacerlo muy sinceramente. Enseñarle a creer en sí mismo.

El niño no siempre deberá creernos, diciendo: Maestro, tengo mi propia opinión. La tarea pedagógica debe estar centrada – en organizar las actividades de manera que permita al alumno sentirse amado, ser persistente, inteligente y noble. Déjelo experimentar la diversión de carecer de esa nobleza, ni tener ningún reconocimiento por los demás. Ser egoísta y con un corazón insensible, porque carece de la alegría y el entorno adecuado. La educación es un cambio en las actitudes hacia los compañeros, y con el mundo, pero en primer lugar a sí mismo!

En el trabajo con un grupo de niños es necesario respetar una serie de reglas:

No haga comentarios de desaprobación acerca de los defectos humanos internos y externos de sus alumnos en frente de los demás.

Evite insultos hacia los niños por parte de otros niños.

No deje aislados a los niños.

No sea intransigente en momentos que desafíen su autoridad.

No provocar estrés en los niños o compañeros.

No sea indiferente a la falta de disciplina de los niños.

No se dedique a asuntos personales en horas de trabajo.

No se escuche solamente a sí mismo.

No muestre una actitud indiferente hacia los niños.

No caiga en la pereza.

No trate de averiguar nada por la fuerza.

No mantenga conversaciones sobre temas inadecuados en frente de los niños.

No provoque el mal humor en los niños.

No humillar a los niños ni permitir que se ríen de ellos.

No prohíba nada que usted mismo no cumpla.

No se puede ser aburrido, triste, indiferente.

No puede aparecer delante de los niños “sin afeitar, sin peinar, sin vestir adecuadamente ‘

El entrenador tiene que inculcar a los niños el concepto de victoria sobre sus rivales, pero también de belleza. La motivación para superar los obstáculos y la satisfacción derivada de esto realmente es un incentivo poderoso, y puede ser reflejada no sólo en el deporte. La experiencia deportiva demuestra que es la más simple y la más antigua medida contra el estrés que puede recibir el niño. Alcanzar el éxito en las difíciles condiciones que prevalecen en muchos deportes, traerá un gran beneficio para los jóvenes en el futuro.

Para lograr una motivación adecuada en los deportes en los niños en la fase inicial del entrenamiento deportivo y la reducción de “deserción” involucrados, el monitor deberá:

– Mejorar las sesiones de entrenamiento de intensidad emocional (por ejemplo, incluir un gran número de juegos al aire libre y concursos), para potenciar las emociones positivas en los atletas jóvenes, como la alegría y la satisfacción – uno de los factores más importantes en la fascinación de los niños hacia el deporte y para continuar, con el entrenamiento.

– Intensificar las actividades de ocio conjuntas: senderismo, excursiones, charlas, festivales.

-La creación de un microclima favorable en el equipo mediante la creación de un ambiente de respeto mutuo, de confianza, de educación y de tolerancia.

– Satisfacer las expectativas de los niños como persona.

Por lo tanto, el comportamiento y las actividades que lleve a cabo el entrenador es el factor más importante en la formación de los niños en lo referente a la motivación en el deporte!!

La preparación psicológica para el torneo

Hikaru Nakamura wins the 2017 Tradewise Gibraltar Masters!!

Z1Nf7_Chess 17La preparación psicológica para la competición en ajedrez.

La capacidad para acudir a un torneo en las mejores condiciones es un elemento esencial de la preparación de un jugador de ajedrez. En este caso, la palabra “condición” a menudo se entiende como la preparación psicológica.En casi todos los torneos los participantes tienen un nivel de fuerza con unas diferencias no muy grandes, por lo que la psicología puede desempeñar un papel clave en el resultado final.

El objetivo final de un jugador de ajedrez en la preparación psicológica es controlar todos los tics, el temor al rival, y la incertidumbre del resultado en general.Este control es necesario para lograr la tranquilidad necesaria a su alrededor, que en caso contrario no te dejará mostrar tu nivel de juego. Debes ser consciente de tu fuerza real. Una excesiva confianza en ti mismo y creerse por encima, no son las mejores condiciones para el desempeño en un torneo.

Por supuesto, no sólo para conseguir el estado de equilibrio óptimo. El proceso de formación y la competición conduce a una enorme presión sobre el sistema nervioso. A muchos deportistas durante la competición o por su inminente inicio se les aceleran los latidos del corazón y las emociones. Lo más dañino se da cuando esas sensaciones son de excitación y miedo, pues muestra un nivel de ajedrez por debajo de nuestras capacidades.

Por lo tanto, ¿que se requiere para alcanzar un estado psicológico óptimo antes de un torneo de ajedrez?

-Recopilación de información detallada sobre el torneo

Es necesario recoger información, aunque se trate de un torneo de 3ª fila. Incluso se podría decir que para los niños (ya que suelen jugar en torneos menos importantes) la preparación psicológica es más importante que para los adultos, debido a la inestabilidad de su sistema nervioso.

Es necesario leer el folleto del torneo para conocer el número de participantes, el número de rondas (Round robin, Suizo, etc.). Es recomendable ir al menos una vez a la sala donde se realizará el torneo. Quizás en ambientes no familiares una persona pueda no sentirse del todo cómodo. Como escribió Botvinnik, tiene que caminar durante unos 20 minutos antes de cada partida. Realmente ayuda a calmarse y sintonizar con la lucha. Por lo tanto, es deseable que el hotel esté situado a una distancia adecuada de la sala del torneo.

-Estudio y recopilación de información detallada de los rivales

Es recomendable conocer a sus oponentes. Se puede entrenar en la búsqueda de la ganancia de algún tipo de ventaja en las líneas que más suelan utilizar. O simplemente preparar unas líneas generales que pueda utilizar contra la mayor parte de rivales. Aquellas variantes que se han analizado previamente dan un juego mucho más ágil y tranquilo para buscar lograr una ventaja.

Haga una lista de los principales jugadores del torneo, y consiga hacerse con alguna de sus partidas. Analice el estilo de juego de los oponentes. Es recomendable la creación de una base de datos. La incertidumbre asusta más, así que si conoce a sus rivales, tendrá más confianza en sí mismo y su juego.

-Definición de objetivos del torneo.

No importa cuál sea su nivel de juego, no importa que fuertes sean los rivales, en todo caso, deberá establecer unos objetivos. Se pueden medir por el número de puntos a conseguir o por el volumen de trabajo a realizar.

Lo que importa es que el objetivo esté ahí. Y que le dará lo que podríamos llamar un sub-objetivo claro para cada caso. Por ejemplo: “Esta partida la voy a ganar”, “Aquí estoy satisfecho con las tablas”, etc. Por supuesto, el objetivo puede ser ajustado en el transcurso de la propia competición. Pero aún así, hay que saber lo que queremos lograr inicialmente. Como dijo Emerson, “El mundo abre paso a un hombre que sabe a dónde va!”.

-Disfrutar del juego

Último de la lista, pero no el último en cuanto a importancia. En este caso, funciona el principio “agradable, pero puede ser aterrador.” Tenemos que tratar de obtener placer del ajedrez, ya que, en última instancia, se trata de un juego.

Cuando una persona hace algo por placer, disminuirán automáticamente factores tales como los nervios, el miedo y la excitación. Aumentará el interés y la motivación por mejorar, y conducirá a la relajación mental.

Por lo tanto, con el fin de prepararse mentalmente para un torneo, es necesario:

  1. Recoger información sobre el torneo
  2. Recopilar información sobre los rivales
  3. Definir el objetivo del torneo
  4. Disfrutar del juego.

Ajedrez Pedagógico, con sedes en Murcia (España) y Buenos Aires (Argentina).

ajedrezdetorneo@outlook.es,  663411149, 609068863.

Formación y tutorías on line

En Ajedrez Pedagógico el objetivo no es dar unas clases de ajedrez a cambio de un precio. Buscamos alumnos que no sólo quieran mejorar su clasificación en torneos o demostrar que están por encima de los demás, sino aquellos que realmente quieren profundizar en el juego y entenderlo.

Sólo podemos entrenar entre 8-10 alumnos. Podrían ser muchos más, pero preferimos dedicar a cada uno el tiempo que realmente merece.

Sólo entrenamos (desde nivel principiante, hasta la preparación para el ajedrez de élite), a alumnos especiales y que amen el ajedrez!!

Nuestro equipo, está compuesto por entrenadores de Alto Rendimiento. Desde entrenadores de Maestros y jugadores de élite, a jóvenes promesas con titulaciones FIDE o principiantes.

En cuanto al estilo, se caracteriza porque siempre intentamos que el alumno entienda los parámetros esenciales del juego, los que definen cada posición, y dotarlos de una alta comprensión del mismo.

Mi gran pasión siempre ha sido administrar y organizar una academia de ajedrez, y es algo que podría estar haciendo totalmente gratis. Pero mi experiencia a lo largo del tiempo refleja que no se valora lo suficiente aquello que a uno no le cuesta esfuerzo. Es algo demostrable que no se le presta la suficiente atención y dedicación cuando se intenta aprender algo que no cuesta dinero, respecto a aquellos casos que si le está suponiendo un esfuerzo económico. Y esa concentración y motivación son imprescindibles. Garantizamos la mejor relación calidad-precio, y que el dinero gastado, en breve, les volverá de vuelta con creces. Aunque no podemos garantizarlo en todos los casos.

Si un jugador quiere recibir clases de ajedrez pero no ama el juego, ni tiene capacidad de trabajo o un mínimo de talento, los resultados no van a ser en ningún caso los esperados. Al contrario, estarán por debajo. Si aman tanto el juego, el entrenamiento y el trabajo, como nuestro equipo, que pone toda la pasión en cada alumno, en breve plazo las mejoras serán evidentes.

Damos clases por todo el mundo. Desde México, Argentina, Perú, a España, Reino Unido o Norte de África.

Nuestro objetivo, en lugar de programar largas lecciones o cursos  de ajedrez personalizados (tal vez incluso aburridos), es actuar como un tutor, es decir, enseñar un método de enseñanza que conduzca rápidamente a los alumnos a orientarse en el caos de la información que existe sobre ajedrez, y luego proceder de forma individual.

Para una primera charla, podéis contactarme para permitirme comprender vuestras exigencias y establecer un programa de estudio personalizado. A los pocos días nos pondremos en contacto con usted para enviarle un formulario de diagnóstico y evaluación psicotécnica.

Las clases pueden ser vídeo conferencias, por Facebook, Skype…confeccionadas en un método sencillo de incrementación paulatina de cargas, pero básicamente fundamentadas en el manejo del concepto del ajedrez, posiciones típicas y modélicas y comprensión posicional del juego.

El número de plazas, están limitadas a 8-10 alumnos, aunque podrían ser muchas más por las solicitudes que recibimos, pero preferimos dedicar a cada alumno el tiempo que realmente merece. Por ello también, y para poder ofrecer información formativa de calidad tanto a padres, monitores, jugadores.. hemos añadido un área específica, Academia Ajedrez Pedagógico, en el que todos puedan tener acceso a una parte del material didáctico  que utilizamos, desde el punto de vista de la preparación psicológica.

Algunos artículos están protegidos por contraseña, que podréis encontrar en la propia web. Algunas personas se quedan en los titulares, sin prestar la mínima atención al contenido o tras leer una o dos líneas consideran que ya saben lo suficiente. Si yo buscara un profesor de ajedrez intentaría informarme todo lo posible. Esta web va dirigida a aquellos jugadores que quieren incrementar su nivel de juego de forma progresiva, se informan y buscan lo mejor. La contraseña es ajedrezenlaescuela.

Ajedrez Pedagógico, con sedes en Murcia (España) y Buenos Aires (Argentina).

ajedrezpedagogico@outlook.es

Progresar en ajedrez

APORTESDELAPSICOLOGÍAALAENSEÑANZADELAJEDREZcubierta5-215x300

Después de la táctica, lo mejor es dedicarse al estudio de los finales.

Mientras que practiquéis con los elementos de la táctica, deberéis dedicar también especial atención a los principios estratégicos y posicionales y, por último pero no menos importante, empezar a estudiar los finales. Muchos jugadores se dedican apasionadamente al estudio de las aperturas, pero esto no es una buena inversión del tiempo. Las aperturas son más fáciles de estudiar, ya que no se requiere pensar ni analizar, pero justo por ello, hasta ciertos niveles, además de ser una verdadera pérdida de tiempo, pueden hacernos bajar nuestro nivel tanto estratégico como de cálculo, al acostumbrarnos a mover sin pensar y al trabajo fácil. Salir de la fase de apertura con una mínima ventaja, al menos hasta 2.000 Elo, no es determinante tanto como los puntos perdidos por errores, falta de preparación táctica o en el estudio de los finales. Sin duda, el estudio de las aperturas es fascinante mientras que los finales pueden ser aburridos, pero no se deje engañar. Saber cómo tratar con unas ideas razonables un final le permitirá entender cuando simplificar una posición para llegar a un final ganado obviando las complicaciones del medio juego, o como hacer tablas a pesar de estar en desventaja material. Por otra parte, la táctica es también importante en los finales.

Después de la introducción de los llamados principios generales de la apertura, hay que anteponer el conocimiento de las finales, incluyendo los llamados finales básicos. El final debe ser preparado cuidadosamente : nunca podremos llegar a tener planes correctos en finales sin haberlos estudiado, mientras los principios de apertura son pocos y fáciles de recordar. Además podemos permitirnos el lujo de dedicarles menos tiempo, por lo menos, siempre y cuando no aspiramos a ser Candidatos a Maestro.

Que resultados podemos esperar de la práctica del ajedrez , y porque nunca hay que perder la motivación y esperanza…

Por todo lo comentado anteriormente, es necesario proceder a base de intentarlo una y otra vez, no desanimarse nunca, al contrario tratando cada error y cada derrota como una oportunidad para aprender algo nuevo sobre nosotros mismos y sobre el juego. Por otra parte, no hay que esperar una mejora constante o lineal , sino unos progresos a base de altibajos, con momentos en los que nuestros nuevos conocimientos, todavía no consolidados, intentan salir a la luz, a pesar de estar presentes sólo a nivel inconsciente. El juego debe todavía florecer, y lo hará con el tiempo y la práctica constante, en momentos inesperados. Lo importante es seguir con pasión y, sobre todo, divertirse.

Un momento imprescindible del aprendizaje es el análisis de las partidas, con un estudio específico de los puntos fuertes y débiles, dando prioridad a aquellos que somos conscientes, constituyen nuestras propias debilidades.

Ejemplos de principios estratégicos / posicionales:

-¿Cómo comportarse durante una partida con enroques opuestos?

-¿Por qué es importante abrir y ocupar una columna con las torres, evitando quizás que lo haga nuestro rival?
-¿Cuáles son las casillas fuertes? ¿Cómo se crean? ¿Como se explotan?
-Cómo reaccionar ante un ataque en uno de los flancos?
-¿Cómo se explota la ventaja de la pareja de Alfiles?
-¿Qué estrategia viene sugerida por la estructura de peones?
-¿Que tipo de ventaja priorizar? De espacio, de tiempo (desarrollo), de material, de control del centro?

Un jugador capaz de aplicar un plan de juego ya es un jugador que ha superado las primeras y mas elementales etapas de aprendizaje del ajedrez. Es capaz de realizar combinaciones tácticas correctas manteniendo una disposición armónica de las piezas, pero no sólo esto: ha entendido e interiorizado que el material (tener ventaja de un peón, por ejemplo) no lo es todo, y puede estar bien compensada por una ventaja de espacio, o de la posición o actividad de sus propias piezas.

(No sirve de nada haber comido unas cuantas más piezas que nuestro rival, si caí en una trampa, y estoy a punto de perder la partida).

¿Qué debe hacer el entrenador de ajedrez después de poner especial atención sobre el estudio y el análisis? En el fondo, no mucho …

El papel del entrenador en esta etapa, es cada vez más simple: simplemente debe ayudar a la persona para que emerja el jugador que está en él, reforzar sus aspectos psicológicos a través de asesoramiento específico, pero evitando cuidadosamente sobreponer su propia personalidad a la del jugador. Para esto, también el estudio de las aperturas debe estar dirigida a un repertorio que sea compatible con el estilo del jugador, no del entrenador!

Estilos de juego: para entender mejor el de uno mismo, lo mejor es empezar por el final de la partida.

Un jugador de ataque preferirá una apertura / defensa que pueda dar lugar a una partida abierta, incluso a costa de tomar algunos riesgos (perder tiempos o piezas). Un jugador defensivo preferirá colocar bien antes las piezas, y tal vez esperar el ataque del oponente (y posiblemente un error), o especular con una pequeña ventaja, incluso de un sólo peón, para simplificar y tratar de llegar a un final ganado. Ningún momento de la partida debe ser pasado por alto, pero es obvio que un jugador que, por ejemplo, que se sienta fuerte en los finales, elegirá un repertorio o líneas de aperturas que le permitan llegar fácilmente al final con una ventaja que pueda ser explotada, y matemáticamente ganadora . Para esto, haciendo referencia al comentario anterior, el estudio del ajedrez comienza por los finales!

Otro principio que los jugadores experimentados aprenden a conocer es que para ceder una ventaja, se debe obtener otra, y esto recuerda mucho a un conocido principio de la física termodinámica que establece: toda la materia se transforma (quizás degradándose en formas menos nobles de energía), nunca se destruye.

Un jugador puede decidir, por ejemplo:

-Entregar un peón en la apertura (gambitos) para tener una ventaja de desarrollo y tiempos.
-Renunciar a la pareja de Alfiles,cediendo uno a cambio de otra pieza para tener una ventaja posicional o deteriorar la estructura de peones de su rival ( Defensa BogoIndia, Ataque Trompowsky, variante Winawer de la defensa francesa, variante del cambio de la Ruy López).
-Sacrificar una pieza fuerte, tal vez una torre, por una más débil, obteniendo así un ataque ganador o unas estructuras de peones más favorables (sacrificio de calidad).
-Ceder en la apertura el control del centro al oponente, para colocar peligrosamente sus Alfiles y controlar las diagonales (Defensa Moderna).

Algunas ventajas pueden ser inmediatas, otras más sutiles o a largo plazo, pero cada elección llevará consigo también un sacrifico o renuncia y debemos ser conscientes de los riesgos y de aquello que nos encontraremos. La ventaja es algo que no se cederá sin obtener nada a cambio, aquello que en la física, continuando con la metáfora, se podría definir como la entropía!

Ajedrez Pedagógico, con sedes en Murcia (España) y Buenos Aires (Argentina).

ajedrezdetorneo@outlook.es,  663411149, 609068863.

Beneficios del Ajedrez

-Aumenta el grado de concentración y memoria, y favorece el entrenamiento en atención, por lo que en terapia neuropsicológica es excelente para aquellos casos diagnosticados de TDAH en todas sus modalidades, Trastornos del Desarrollo, Talento y Altas Capacidades Intelectuales, etc.
-Fomenta el entrenamiento en “autoinstrucciones”, pues dota al niño de herramientas de lenguaje interno que le sirven de guía para la resolución de problemas.
-Favorece el desarrollo y la organización del pensamiento: analizar, interpretar, sintetizar, valorar, aplicar…razonar.
-Activa el lóbulo frontal, ya que ayuda a planificar y a aplicar habilidades superiores de pensamiento.
-Incrementa las habilidades para el desarrollo del sentido espacial.
-Desarrolla la inteligencia emocional y los valores personales.
-Despliega el pensamiento crítico y divergente.
-Fomenta la sensibilidad y la educación hacia el prójimo.
-Disminuye el estrés.
-Acrecienta la capacidad perceptiva.
-Retrasa el envejecimiento neuronal.
-Análisis y Síntesis:
Durante la partida de ajedrez el aprendiz se enfrenta en cada jugada a múltiples alternativas y a la necesidad de contestar a la amenaza del contrario y a plantear a su vez una amenaza al rival. ello hace que deba analizar múltiples alternativas de respuestas y sintetizar cual es la más apropiada, desarrollando a su vez un pensamiento crítico.
-Memoria:
Debido a la multiplicidad de alternativas para cada jugada durante una partida de ajedrez y al relativo corto tiempo para escoger la mejor respuesta ,para el ajedrecista la memoria es un aliado muy importante, muchas de las respuestas pueden basarse en la experiencia o el conocimiento del ajedrecista de posiciones similares jugadas o estudiadas en otras partidas.
-Empatía
Es imprescindible considerar que hay un “otro” que realiza jugadas para comprender la estrategia del oponente y para anticiparse a sus acciones las cuales hay que observar para poder responder adecuadamente y así ganar la partida.
-Resolución de problemas y toma de decisiones
El ajedrez genera responsabilidad en la toma de decisiones, por que remite a hacerse cargo en cada jugada que realiza. durante la partida, el niño enfrenta diferentes problemas para los que debe definir y aplicar una estrategia de solución. como el tiempo es un factor limitante en las partidas de ajedrez deben también tomarse importantes decisiones sobre la estrategia a seguir bajo presión de tiempo.
-Socialización
El ajedrez favorece la integración ya que no es importante la edad, ni la nacionalidad, ni el idioma, pueden jugar niños con jóvenes o con personas mayores y no hay que ser un gran jugador para participar en los torneos abiertos.
-A nivel personalidad
Fomenta la capacidad organizativa y el equilibrio entre lo racional y lo emocional.
-Creatividad e Imaginación
En el ajedrez no es suficiente con responder a las jugadas del oponente o tratar de seguir patrones de jugadas estudiadas o practicadas previamente a fin de lograr ventajas claras sobre el contrincante, el ajedrecista debe imaginar posiciones distintas a la que está presente en el tablero y definir estrategias que le permitan llegar a ellas.
-Aceptación de reglas
En el ajedrez se requiere el seguimiento de una serie de reglas cuyo incumplimiento no es aceptable y es penalizado, el niño tampoco puede echarle a nadie la culpa de sus errores ,son sus propias capacidades y acciones las que determinan su desempeño.
-Eleva tu cociente intelectual
¿La gente inteligente tiene predisposición al ajedrez o las personas se hacen más listas gracias al juego? Cuando resuelvas lo de la gallina y el huevo te puedes entretener con este dilema. Sin embargo, hay estudios que se mojan, como uno realizado con 4.000 estudiantes venezolanos. Después de cuatro meses dando jaques, se comprobó que su CI había mejorado.
Mejoran su capacidad para resolver problemas, mejoran sus habilidades lectoras, de lenguaje, matemáticas y memorísticas, desarrollan un pensamiento creativo y original, aprenden a tomar decisiones más precisas y rápidas bajo presión, mejoran sus notas en los exámenes, aprenden a elegir mejor entre varias opciones, se concentran mejor, etcétera, etcétera, y todo ello independientemente de su sexo y de su nivel socieconómico.
-Ayuda a prevenir el alzheimer
El cerebro también es un músculo. Un estudio del doctor Robert Freidland publicado en «The New England Journal of Medicine» aseguraba que los mayores de 75 años que habían practicado actividades como el ajedrez estaban mucho mejor preparados para luchar contra el alzheimer, la demencia y otras enfermedades mentales. Por el contrario, aquellos que rara vez se entretenían con juegos de tablero eran mucho más propensos y tenían cerebros que envejecían más rápido.

Ajedrez Pedagógico en la escuela

Quien juega al ajedrez con asiduidad sabe la influencia que tiene en la mayoría de los aspectos relacionados con las operaciones mentales, pero su función educativa sólo fue intuida hacia el final del siglo pasado y confirmada en las décadas siguientes (Frank D’Hondt, 1979; Christiaen, Verhofstadt-Deneve, 1981; Horgan, Morgan, 1990), cuando se demostró que su práctica desarrolla diferentes habilidades, memorias, y los procesos de pensamiento en toda su gama de facetas (intuiciones y deducciones, abstracciones, el uso de las lenguas y diferentes inteligencias) sobre todo la no verbal.

Por otra parte, se reconoció que, al igual que otros juegos (Damas, Backgammon, muchos juegos de cartas y de mesa), el ajedrez da vida a una partida entre dos jugadores que plantean una competición cognitiva, y una actividad claramente dialéctica, es decir: los jugadores de ajedrez no pueden razonar de manera independiente, ya que tienen que pensar cada uno en los pensamientos del otro, en una situación que la que se ven obligados a asumir una posición meta-cognitiva bien definida. Estas características contribuyen a hacer del ajedrez una actividad deportiva donde los jóvenes jugadores pueden expresar su propia agresividad dentro de un marco con normas y límites bien definidos.

Por otra parte, por su dimensión de socialización, el ajedrez estimula la integración social. Por estos aspectos, la introducción en la escuela de un programa que tenga como tema el ajedrez, puede ser una contribución a la prevención del bullying, sin que, por supuesto, represente la única solución de este fenómeno.

El ajedrez: pensar antes de mover.

Los resultados escolares señalan, cada vez con más frecuencia, déficits generalizados en la capacidad de atención y la concentración. Se hacen cada vez más cosas y siempre más deprisa. Pensar antes de mover, es una necesidad que caracteriza al juego del ajedrez, que en el entorno actual se ha convertido en un gesto inusual.
El ajedrez, el deporte por excelencia de la mente, es al mismo tiempo un juego, una ciencia, un arte y un lenguaje universal capaz de unir al mundo y las generaciones, pero aún se puede hacer mucho más. La introducción de la práctica del juego de ajedrez en la escuela puede ayudar a hacer frente a los problemas nombrados, ya que permite:

– educar en base a unas reglas y al sentido social y de comunidad;
– estimular el pensamiento y la libertad de expresión responsable, como un valor en sí mismo, más allá de las habilidades de ajedrez adquiridas;
– educar el gusto por el esfuerzo mental;
– promover el respeto por los demás, acostumbrarse a aceptar y hacer frente a los problemas cotidianos;
– fomentar las relaciones entre semejantes en el grupo, para la socialización y el enriquecimiento personal;
– aumentar el sentido crítico y auto-crítico (evaluación y auto-evaluación simbólica);
– desarrollar gradualmente la capacidad de análisis, evaluación, síntesis y organización de actividades e intereses personales.
– crear una continuidad educativa y el valor de la escuela-familia (padres, abuelos, hermanos, parientes);
-favorecer la integración de discapacitados y de las distintas étnias.

Objetivos didácticos generales:

El desarrollo mental

– abordar y resolver situaciones problemáticas y la toma de decisiones;
– desarrollar el pensamiento lógico, razonamiento y abstracción;
– desarrollar la capacidad de análisis, síntesis,profundización;
– fortalecer la memoria en general, la memoria visual en particular y, a continuación, en particular la atención;
– desarrollar la creatividad, la imaginación;
– favorecer, con el desarrollo del lenguaje ajedrecístico, las habilidades y capacidades de argumentación;
– Estimular el pensamiento formal-organizado.

Formación del carácter

– Mejorar la capacidad de reflexión; desarrollar el ejercicio de la paciencia;
– controlar la impulsividad, la emotividad, la aproximación, la superficialidad y la presunción;
– alentar la formación de una conciencia autocrítica;
– estimular la confianza en sí mismo, autocontrol, habilidades de toma de decisiones, un sentido de responsabilidad y la maduración en general;
– estimular y desarrollar el espíritu de iniciativa; 7
– Fomentar la autoevaluación, la autorregulación de las emociones;
– desarrollar una evaluación equilibrada de su propio comportamiento y personalidad.

FORMACIÓN DE LA CONCIENCIA SOCIAL

– respetar las reglas y la corrección;
– respetar al adversario;
– fomentar y desarrollar una competencia leal;
– dirigir su propia agresividad en el juego;
– aceptar la derrota y adaptarse a la realidad;

El ajedrez como herramienta pedagógica para la prevención del bullying.

El fenómeno del bullying afecta a muchos sectores de nuestra sociedad: al de la comunidad científica, a las principales agencias educativas, tales como la escuela y la familia, así como a la opinión pública. Muchos aspectos psicológicos se han estudiado hasta ahora: las principales características del fenómeno, como es la intencionalidad, la persistencia y la asimetría de poder entre las víctimas y los agresores, las consecuencias a corto y largo plazo en los que pueden incurrir los protagonistas del bullying, incluidos abandono escolar, baja autoestima y problemas psicosomáticos para las víctimas. Así como el desvío en las vías de crecimiento, violencia y dificultades relacionales para los autores.
Una dimensión interesante a la que los estudiosos han dedicado una atención especial está representada por las estrategias utilizadas por los agresores para escapar del sentimiento de culpa por las acciones violentas perpetradas y los daños contra sujetos más débiles. A través de la llamada “desconexión moral” el abusador intenta justificar sus propios actos, por ejemplo, mediante el reparto de la responsabilidad entre otros compañeros presentes, atribuyendo el error a la víctima o culpar a los maestros de una escasa capacidad para razonar o, incluso, hacer pasar sus propias acciones como chistes inocentes o formas sin maldad de tomar el pelo a los demás.
A la luz de estas consideraciones, ¿por qué el ajedrez se puede considerar un instrumento de prevención del bulling?
En primer lugar, el ajedrez es también un deporte que tiene una función de socialización; dentro del grupo el niño puede experimentar nuevas relaciones sociales en un contexto educativo en el que rige el principio de la igualdad (de manera diferente que en el bullying); Por otra parte, los papeles no son tan estáticos como ocurre con los agresores y las víctimas: en cada partida, todo se vuelve a poner en juego; se puede ganar y se puede perder. Este proceso es fundamental, no sólo para los agresores potenciales de forma que comprendan que no son invencibles, ni omnipotentes, sino también para las víctimas potenciales, que pueden experimentar en el tablero éxitos y aumentar, de esta manera, su confianza en sí mismos.
Moralmente, además, el juego de ajedrez transmite conceptos muy importantes para el crecimiento, tales como la responsabilidad y los límites. En cuanto a la responsabilidad, que, como hemos visto, a menudo escasea en los agresores, en el ajedrez, cada jugador tiene que elegir el movimiento y aceptar también una evolución negativa de la partida, a menudo causada en parte por sus propias decisiones. El ajedrez se lleva a cabo en un marco de reglas bien definidas, que actúa como un contenedor para el niño.

La agresión, de hecho, inherente a cualquier proceso de crecimiento, se puede canalizar en la competición, sobre el tablero, en el que puede tener lugar la más feroz de las batallas, pero no se puede manifestar a través de acciones violentas físicas o verbales.
Finalmente, la partida de ajedrez se desarrolla en un espacio y en un tiempo bien definido, que permite que el niño, desde edad preescolar, distinga entre la situación de la partida y la realidad: esto es un aspecto muy importante en la prevención del bullying, en el que parece que los abusadores tienden a subestimar las consecuencias de sus acciones y entenderlas, como juegos y chistes y, por lo tanto, como ficción.
Durante la aplicación de los proyectos ajedrecísticos en las escuelas de infantil y primaria, el juego del ajedrez, entonces, es muy adecuado no por ser “sólo” un juego y un deporte, sino que representa una verdadera oportunidad educativa que puede promover las vías de crecimiento.
Por supuesto, que para que el juego de ajedrez pueda realmente ser una valiosa herramienta educativa capaz de transmitir valores para el crecimiento, es fundamental el papel desempeñado por el adulto, sea maestro, educador, instructor o entrenador. De hecho, es el adulto el que crea el contexto de aprendizaje, en el que el niño, a través del juego, experimenta dentro de él mismo, e inevitablemente se enfrenta a su oponente. La calidad de la relación emocional entre el niño y el adulto, así como el poder de mando de este último son los ingredientes sin los cuales, el juego del ajedrez no puede mostrar plenamente su potencial educativo.