Como entrenar la personalidad y la motivación en los niños a través del ajedrez

En la etapa inicial de formación, la atención se debe centrar en la formación y creación de la motivación del alumno hacia los deportes. Este momento inicial se caracteriza por una falta de conocimiento de las propias capacidades, de inestabilidad, incertidumbre y la intercambiabilidad de las diferentes formas de aprendizaje.

Su contenido e intensidad se determina por la forma en la que un niño se adapte al nuevo programa de entrenamiento, un nuevo estilo de vida, y de como se adapta a la actividad física y las relaciones con los demás miembros del equipo deportivo. Esencialmente todo los pasos estarán motivados por el objetivo de determinar el entrenamiento deportivo necesario y deseable para cada tipo de niño.

Los resultados de la experiencia práctica en entrenadores de niños en la actualidad indican que, en promedio, en los dos primeros años de entrenamiento atlético por su cuenta ( “se lesionó”, “le dejó de gustar”, etc.) dejó el programa de entrenamiento más del 40% de los alumnos, independientemente de su nivel de predisposición y aptitud para un deporte en particular.

Una característica de los niños en edad escolar es la gran confianza hacia los adultos, principalmente maestros, la obediencia y la imitación de lo que ellos hacen. Los niños reconocen plenamente la autoridad de un adulto, y casi incondicionalmente aceptan su evaluación o consejos.

Todo lo anterior hace muy importante la labor del entrenador, también a nivel personal. El entrenador debe ser un ser superior para los niños – inteligente, discreto, justo. El hombre que es capaz de sentir el estado de ánimo, que es razonablemente justo para reaccionar ante la falta de disciplina o la desobediencia, y capaz de prevenir conflictos y controlar la situación.

El entrenador es responsable no sólo de la preparación física, técnica y táctica de los deportistas jóvenes, sino también por su comportamiento moral, las relaciones entre ellos, y de estos con el mundo en general. Cada niño debería ser capaz de ver y ayudar a desarrollar sus propios talentos, a tener la confianza de que aspiran a ser el mejor, pero simplemente no saben cómo, y la tarea del entrenador es enseñarles esto.

Usted debe saber que el modo de aprendizaje de los niños repercute directamente en su formación futura, por lo que:

Si un niño es constantemente criticado, aprenderá a odiar.

Si un niño vive en un clima de constante mal humor, conocerá la agresividad.

Si un niño crece a base de castigos, no aprenderá a aceptar a los demás.

Si un niño crece en la tolerancia, aprende a aceptar a los demás.

Si un niño crece en la honestidad, aprende a ser justo.

Si un niño crece alegre, aprenderá a creer en sí mismo.

Si se da cariño a un niño y se reconocen sus logros, aprenderá a ser noble.

Si un niño vive en un entorno que le de seguridad, aprende a confiar en sí mismo.

Si el niño vive en un clima de entendimiento y amistad, aprenderá a encontrar amor en este mundo.

-La comprensión de los motivos ocultos de la conducta de los niños han permitido crear las normas pedagógicas más importantes que deben ser seguidas por todos los que trabajen con niños:

Llevar al niño por el camino de la persona que él mismo es. No luchar contra su naturaleza, ni cambiarla, y desarrollar lo que ya existe y hacer crecer lo que todavía no es. No se deben castigar los errores de comportamiento en un niño, pues sólo hará que puedan ser repetidos. El niño tiene derecho a equivocarse! Su camino es el camino de los errores inevitables y del aprendizaje. Debemos ser pacientes y esperar. “La paciencia – el verdadero valor de la educación” – decían los antiguos. El maestro debe estar plenamente convencido de que cada niño tiene talento, y por lo tanto – es una persona especial e interesante. Si el niño es “torpe” y no tiene”rasgos distintivos”, entonces su talento aún no está descubierto o desarrollado. Y de esto no tiene la culpa el niño. Esto es el trabajo de los educadores.

Se debe tratar a los alumnos como si se hubieran convertido ya en lo que al maestro le gustaría ver. Si el profesor quiere que el niño sea amable, honesto, generoso, trabajador, responsable, tenemos que comportarnos con él como si ya tuviera todas estas cualidades. El entrenador debe conocer las reglas de la llamada”paradoja pedagógica”. Si tienes de discípulo a un luchador, debes decirle: “Todo el mundo sabe que eres el más generoso y justo, que eres el defensor de los débiles. Repite conmigo, te conseguiré … defender “. No es ni de lejos aún una capacidad del niño, pero hay que ir a por todas para inspirar confianza en él, y hacerlo muy sinceramente. Enseñarle a creer en sí mismo.

El niño no siempre deberá creernos, diciendo: Maestro, tengo mi propia opinión. La tarea pedagógica debe estar centrada – en organizar las actividades de manera que permita al alumno sentirse amado, ser persistente, inteligente y noble. Déjelo experimentar la diversión de carecer de esa nobleza, ni tener ningún reconocimiento por los demás. Ser egoísta y con un corazón insensible, porque carece de la alegría y el entorno adecuado. La educación es un cambio en las actitudes hacia los compañeros, y con el mundo, pero en primer lugar a sí mismo!

En el trabajo con un grupo de niños es necesario respetar una serie de reglas:

No haga comentarios de desaprobación acerca de los defectos humanos internos y externos de sus alumnos en frente de los demás.

Evite insultos hacia los niños por parte de otros niños.

No deje aislados a los niños.

No sea intransigente en momentos que desafíen su autoridad.

No provocar estrés en los niños o compañeros.

No sea indiferente a la falta de disciplina de los niños.

No se dedique a asuntos personales en horas de trabajo.

No se escuche solamente a sí mismo.

No muestre una actitud indiferente hacia los niños.

No caiga en la pereza.

No trate de averiguar nada por la fuerza.

No mantenga conversaciones sobre temas inadecuados en frente de los niños.

No provoque el mal humor en los niños.

No humillar a los niños ni permitir que se ríen de ellos.

No prohíba nada que usted mismo no cumpla.

No se puede ser aburrido, triste, indiferente.

No puede aparecer delante de los niños “sin afeitar, sin peinar, sin vestir adecuadamente ‘

El entrenador tiene que inculcar a los niños el concepto de victoria sobre sus rivales, pero también de belleza. La motivación para superar los obstáculos y la satisfacción derivada de esto realmente es un incentivo poderoso, y puede ser reflejada no sólo en el deporte. La experiencia deportiva demuestra que es la más simple y la más antigua medida contra el estrés que puede recibir el niño. Alcanzar el éxito en las difíciles condiciones que prevalecen en muchos deportes, traerá un gran beneficio para los jóvenes en el futuro.

Para lograr una motivación adecuada en los deportes en los niños en la fase inicial del entrenamiento deportivo y la reducción de “deserción” involucrados, el monitor deberá:

– Mejorar las sesiones de entrenamiento de intensidad emocional (por ejemplo, incluir un gran número de juegos al aire libre y concursos), para potenciar las emociones positivas en los atletas jóvenes, como la alegría y la satisfacción – uno de los factores más importantes en la fascinación de los niños hacia el deporte y para continuar, con el entrenamiento.

– Intensificar las actividades de ocio conjuntas: senderismo, excursiones, charlas, festivales.

-La creación de un microclima favorable en el equipo mediante la creación de un ambiente de respeto mutuo, de confianza, de educación y de tolerancia.

– Satisfacer las expectativas de los niños como persona.

Por lo tanto, el comportamiento y las actividades que lleve a cabo el entrenador es el factor más importante en la formación de los niños en lo referente a la motivación en el deporte!!